• Paola Jaumot

Love is blind, el reality que se convirtió en un fenómeno

Love is Blind es el reality de Netflix que a pocos días de su lanzamiento se volvió viral rápidamente en todo el mundo.


¿De qué se trata?


Un grupo de personas busca el amor, pero con una regla, no pueden verse. Los integrantes del reality show están en “pods” donde tienen citas rápidas, conversan, uno a uno, pero con un muro de por medio. Viven en dos departamentos, mujeres por un lado y hombres por el otro y en 40 días deben encontrar a la persona con las que quieren ir al altar y pasar el resto de sus días juntos.



Durante los primeros 10 días los integrantes buscan a la pareja ideal solo conversando, y cuando están seguros, piden su mano en matrimonio y es ahí cuando pueden verse por primera vez.


¿Y ahora qué?


Las personas que consiguieron pareja, son enviadas a una pre luna de miel en la playa para que se conozcan más y se reconozcan físicamente. Sí, la idea es probar si el amor es ciego pero, la parte física no se puede dejar de lado, y en esta parte del reality lo verás.


A medida que avanza el programa hay parejas que se van quedando en el camino, pero la palabra final la tiene el día del matrimonio.


Camino al altar a decir que sí... or maybe not


La cuenta regresiva comienza cuando regresan a sus vidas casi normales. Las parejas se enfrentan a la realidad. Por primera vez tienen que convivir bajo el mismo techo, y viven todos en el mismo edificio. Además, pasarán una de las pruebas más importantes… conocer a las familias.


En el día de la boda, las parejas comprometidas deben decidir si se casan o separan respondiendo a la pregunta ¿Es ciego el amor?


¿Cuál es la razón del éxito de Love is Blind?


Este reality se ha convertido en el guilty pleasure de muchos. La incertidumbre sobre el final de cada pareja, nos mantiene on the edge of our seat. ¿Llegarán al altar? ¿Quién se quedará con quién?


Fun fact: El reality es pre grabado y sale mucho tiempo después. En el caso de la primera temporada, se demoraron 15 meses y los participantes han confesado que durante mucho tiempo no pudieron comentar sobre el proceso, y tampoco publicar en Instagram.